«Los Mestos», curiosidades de la dehesa.

Según la definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el “mesto” es: Un vegetal mestizo, producto del alcornoque y la encina, parecido al primero en la corteza y a la segunda en el aspecto.

Ejemplar de mesto de encina y roble.

Los “mestos” son los híbridos o mezcla entre dos especies del género Quercus. … x Quercus suber L.), o bien, entre encina y roble. Suele presentar características comunes de ambas especies (por ejemplo, tronco con más corcho que una encina, pero menos que el alcornoque…).

“Mesto” es el nombre que en el campo se le ha venido dando desde antiguo al árbol híbrido entre dos especies, estando este nombre casi reservado, por la frecuencia con la que ocurre, a los híbridos del género Quercus (aquellos árboles -o arbustos- productores de bellotas). Por su singularidad y por diferenciarse del resto de árboles, a veces no se les ha talado y han llegado a viejos.

La determinación de los “mestos” es muy compleja. Un carácter clave son los pelillos (tricomas) del envés, además del porte y la hoja, donde se ve el parecido con el padre y la madre, y a cual de los dos se parece más.

Bello ejemplar de mesto.

Muy abundantes en Extremadura son los híbridos de encina y alcornoque. Entre los que podemos destacar algunos ejemplares:

El mesto de “La Marquesa” en Valencia de Mombuey, el de mayor tamaño; el de la Dehesa Nueva de Puebla del Maestre, el de San Miguel en Bodonal de la Sierra, el de Castellanos en Cáceres, el de San Marcelo en Torrejón el Rubio, el más bello al conservar intacto su porte natural; el de la Dehesa de Berzocana y el de La Herrera en Malpartida de Plasencia. Éste último quizás era el más destacado de todos, hasta que en 1998 fue podado de manera abusiva.

Los mestos, cruce de encina y alcornoque, son relativamente comunes en las dehesas de Extremadura, pese a que tradicionalmente han sido mirados con malos ojos, pues ocupan el lugar de una encina o un alcornoque, sin sus producciones, al tiempo que la hibridación e introgresión pueden originar pérdidas en la calidad de sus productos (bellota y corcho).

Fruto de los mestos

Como veréis es curioso y desconocido para los que no estamos familiarizados con ellos, por eso os dejo una reseña que me parece interesante, para seguir conociendo bien nuestras dehesas y sus peculiaridades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *