El «Picón». La tradición.

Todos sabemos lo que es el «picón», o hemos oido hablar de él, aunque no sepamos como elaborarlo.

Antiguamente, cuando no existía la electricidad para la calefacción en las casas, se utilizaban los » braseros de picón» para calentarlas.

El picón, es carbón vegetal que se obtiene de la quema de leña de encina u otros arboles con alto poder calorífico.

El procedimiento para hacer el picón consistía y consiste, en menor medida actualmente, en amontonar las ramas y prederles fuego e ir removiendolas para que ardan uniformemente.

Es un proceso que requiere de gran pericia y mucha paciencia. Para que quede bien hecho y desprenda calor y no humo, la madera debe estar bien cocida, debería estar igual de negra por dentro y por fuera y poder partirse con la mano.

Había que tener mucho cuidado que no ardiera del todo; había que irlo apagando poco a poco con agua y removiendo las ascuas con palas evitando así su combustión total. A continuación se dejaba enfriar y se recogía en sacos para almacenarlos y poder ser usados en el invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *