«ESGRAFIADOS» en Toril

Esta técnica se utilizaba y se utiliza en la actualidad , tanto en fachadas como en interiores de edificios , iglesias, etc , para su rehabilitación o para su embellecimiento.

En Toril los encontramos en la antigua iglesia rehabilitada del S. XVI, destacando los de su Sacristía por su excelente restauración.

Foto: Ventura. Cúpula de la Sacristía del C. I. De Toril

El esgrafiado consiste en un revestimiento mural de tipo decorativo del tipo de los revocos, que se realiza con un material de relleno (arena, paja o ladrillo triturado) y con un mortero (cemento, cal yeso o barro).

El proceso de esgrafiado sobre un muro requiere de una preparación previa. Primero se extiende el revoco que generalmente es el de tono mas oscuro y se deja secar. Una vez seco, se extiende una capa fina del mismo color. Antes de que se seque del todo, en ésta segunda capa, se extiende otra de otro tono que suele ser mas claro. Tras un tiempo prudencial se realiza el estarcido, que consiste en plasmar sobre los muros, los dibujos que van a formar parte del diseño, mediante plantillas.

Finalmente se procede a vaciar o «rascar» las partes del dibujo que interesan para dejar al descubierto la primera capa oscura y rugosa de las capas inferiores; esta operación se repite hasta finalizar el mural deseado.

Foto: Ventura. Detalle de esgrafiado del interior del C. I.

Aqui dejo un ejemplo en video de como se realizan los esgrafiados.

LA APICULTURA, tradición en Extremadura

Conjunto de colmenas en Extremadura

El corcho ha sido utilizado en la apicultura para la construccion de las colmenas para las abejas antigüamente en muchas zonas de España, Extremadura es una de ellas.

Las colmenas de corcho suelen tener forma cilíndrica , y se confeccionan con el corcho de los alcornoques que se han sacado de un solo corte, aprovechando la forma del tronco; ésta, se sujeta con alambres para cerrarla y que quede con su típica forma cilíndrica y se le coloca una tapa por debajo y otra por encima, y se sujetan con clavos o alambres. se les deja una pequeña abertura o «piquera» en la base de la misma y en su interior se coloca dos o tres palos en forma de cruz que sirven para sujetar los panales.

En primavera se introduce un enjambre y se revocan con un mortero muy ligero (cal, cemento o boñigas), evitando las pequeñas aberturas, excepto la llamada «piquera», cerca de la base. Se traslandan al lugar donde seran ocupadas por las abejas.

Esta es la forma tradicional, actualmente se utilizan otro tipo de materiales para la construcción de colmenas, aunque el proceso de extracción, continua siendo el mismo

Enseguida , las abejas construyen panales que cuelgan de la tapa y comienzan a llenarlas de polen, cera y miel producidas y en poco tiempo podremos ver las colmenas llenas de la preciada miel pura de abeja.

Aquí un ejemplo de como se extrae la miel de las colmenas.

Ref: accsergio

Tambien os dejo un video de como se trasladan los enjambre de unas colmenas a otras, cuando estan llenas.

Ref: Gerardo Pérez González

El «Picón». La tradición.

Todos sabemos lo que es el «picón», o hemos oido hablar de él, aunque no sepamos como elaborarlo.

Antiguamente, cuando no existía la electricidad para la calefacción en las casas, se utilizaban los » braseros de picón» para calentarlas.

El picón, es carbón vegetal que se obtiene de la quema de leña de encina u otros arboles con alto poder calorífico.

El procedimiento para hacer el picón consistía y consiste, en menor medida actualmente, en amontonar las ramas y prederles fuego e ir removiendolas para que ardan uniformemente.

Es un proceso que requiere de gran pericia y mucha paciencia. Para que quede bien hecho y desprenda calor y no humo, la madera debe estar bien cocida, debería estar igual de negra por dentro y por fuera y poder partirse con la mano.

Había que tener mucho cuidado que no ardiera del todo; había que irlo apagando poco a poco con agua y removiendo las ascuas con palas evitando así su combustión total. A continuación se dejaba enfriar y se recogía en sacos para almacenarlos y poder ser usados en el invierno

EL DESCORCHE EN TORIL

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

La dehesa de Toril, en Cáceres, es tierra de alcornoques, de donde se saca el corcho. Un material natural, que se extrae cada diez años, aproximadamente, a principios del verano, pues es la época ideal, porque como consecuencia del calor, es mas fácil que se separe el corcho del árbol, pues el arbol se contrae y el corcho se dilata, y sale prácticamente limpio.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

De las grandes planchas, saldrán los tapones, utilizados para el envasado de los grandes vinos y de los descartes, llamado, «bornizo», saldán otros productos , como son: conglomerados, carteras, bolsos, paraguas, calzado, etc.

Aunque explicado así, parece simple, requiere tener una gran pericia y tener mucho cuidado de no dañar la «madre» del arbol.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

Los «sacadores», asi llamados, se agrupan en cuadrillas de dos o tres hombres dirigidos por el «manijero». Todos ellos utilizan un hacha en forma de media luna. La punta sirve, como si fuera un cutter, para el corte de las planchas y con el otro extremo, en forma de cuña, sirve para hacer palanca y levantar el corcho poco a poco.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

Verles trabajar resulta hipnótico; cómo se fijan en cada arbol, para decidir por qué lado empezar a «desnudarlo».

Una vez descorchado, vemos de un color naranja intenso, la «madre» del árbol, que es la responsable de ir creando la capa exterior para su protección.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

Según se van sacando las planchas, se van dejando a los pies del árbol y otra cuadrilla las recoge y las traslada para su clasificación, dejándolas secar para que pierdan su humedad.

Video: Ventura