«ESGRAFIADOS» en Toril

Esta técnica se utilizaba y se utiliza en la actualidad , tanto en fachadas como en interiores de edificios , iglesias, etc , para su rehabilitación o para su embellecimiento.

En Toril los encontramos en la antigua iglesia rehabilitada del S. XVI, destacando los de su Sacristía por su excelente restauración.

Foto: Ventura. Cúpula de la Sacristía del C. I. De Toril

El esgrafiado consiste en un revestimiento mural de tipo decorativo del tipo de los revocos, que se realiza con un material de relleno (arena, paja o ladrillo triturado) y con un mortero (cemento, cal yeso o barro).

El proceso de esgrafiado sobre un muro requiere de una preparación previa. Primero se extiende el revoco que generalmente es el de tono mas oscuro y se deja secar. Una vez seco, se extiende una capa fina del mismo color. Antes de que se seque del todo, en ésta segunda capa, se extiende otra de otro tono que suele ser mas claro. Tras un tiempo prudencial se realiza el estarcido, que consiste en plasmar sobre los muros, los dibujos que van a formar parte del diseño, mediante plantillas.

Finalmente se procede a vaciar o «rascar» las partes del dibujo que interesan para dejar al descubierto la primera capa oscura y rugosa de las capas inferiores; esta operación se repite hasta finalizar el mural deseado.

Foto: Ventura. Detalle de esgrafiado del interior del C. I.

Aqui dejo un ejemplo en video de como se realizan los esgrafiados.

«Los Mestos», curiosidades de la dehesa.

Según la definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el “mesto” es: Un vegetal mestizo, producto del alcornoque y la encina, parecido al primero en la corteza y a la segunda en el aspecto.

Ejemplar de mesto de encina y roble.

Los “mestos” son los híbridos o mezcla entre dos especies del género Quercus. … x Quercus suber L.), o bien, entre encina y roble. Suele presentar características comunes de ambas especies (por ejemplo, tronco con más corcho que una encina, pero menos que el alcornoque…).

“Mesto” es el nombre que en el campo se le ha venido dando desde antiguo al árbol híbrido entre dos especies, estando este nombre casi reservado, por la frecuencia con la que ocurre, a los híbridos del género Quercus (aquellos árboles -o arbustos- productores de bellotas). Por su singularidad y por diferenciarse del resto de árboles, a veces no se les ha talado y han llegado a viejos.

La determinación de los “mestos” es muy compleja. Un carácter clave son los pelillos (tricomas) del envés, además del porte y la hoja, donde se ve el parecido con el padre y la madre, y a cual de los dos se parece más.

Bello ejemplar de mesto.

Muy abundantes en Extremadura son los híbridos de encina y alcornoque. Entre los que podemos destacar algunos ejemplares:

El mesto de “La Marquesa” en Valencia de Mombuey, el de mayor tamaño; el de la Dehesa Nueva de Puebla del Maestre, el de San Miguel en Bodonal de la Sierra, el de Castellanos en Cáceres, el de San Marcelo en Torrejón el Rubio, el más bello al conservar intacto su porte natural; el de la Dehesa de Berzocana y el de La Herrera en Malpartida de Plasencia. Éste último quizás era el más destacado de todos, hasta que en 1998 fue podado de manera abusiva.

Los mestos, cruce de encina y alcornoque, son relativamente comunes en las dehesas de Extremadura, pese a que tradicionalmente han sido mirados con malos ojos, pues ocupan el lugar de una encina o un alcornoque, sin sus producciones, al tiempo que la hibridación e introgresión pueden originar pérdidas en la calidad de sus productos (bellota y corcho).

Fruto de los mestos

Como veréis es curioso y desconocido para los que no estamos familiarizados con ellos, por eso os dejo una reseña que me parece interesante, para seguir conociendo bien nuestras dehesas y sus peculiaridades.

LA APICULTURA, tradición en Extremadura

Conjunto de colmenas en Extremadura

El corcho ha sido utilizado en la apicultura para la construccion de las colmenas para las abejas antigüamente en muchas zonas de España, Extremadura es una de ellas.

Las colmenas de corcho suelen tener forma cilíndrica , y se confeccionan con el corcho de los alcornoques que se han sacado de un solo corte, aprovechando la forma del tronco; ésta, se sujeta con alambres para cerrarla y que quede con su típica forma cilíndrica y se le coloca una tapa por debajo y otra por encima, y se sujetan con clavos o alambres. se les deja una pequeña abertura o «piquera» en la base de la misma y en su interior se coloca dos o tres palos en forma de cruz que sirven para sujetar los panales.

En primavera se introduce un enjambre y se revocan con un mortero muy ligero (cal, cemento o boñigas), evitando las pequeñas aberturas, excepto la llamada «piquera», cerca de la base. Se traslandan al lugar donde seran ocupadas por las abejas.

Esta es la forma tradicional, actualmente se utilizan otro tipo de materiales para la construcción de colmenas, aunque el proceso de extracción, continua siendo el mismo

Enseguida , las abejas construyen panales que cuelgan de la tapa y comienzan a llenarlas de polen, cera y miel producidas y en poco tiempo podremos ver las colmenas llenas de la preciada miel pura de abeja.

Aquí un ejemplo de como se extrae la miel de las colmenas.

Ref: accsergio

Tambien os dejo un video de como se trasladan los enjambre de unas colmenas a otras, cuando estan llenas.

Ref: Gerardo Pérez González

El «Picón». La tradición.

Todos sabemos lo que es el «picón», o hemos oido hablar de él, aunque no sepamos como elaborarlo.

Antiguamente, cuando no existía la electricidad para la calefacción en las casas, se utilizaban los » braseros de picón» para calentarlas.

El picón, es carbón vegetal que se obtiene de la quema de leña de encina u otros arboles con alto poder calorífico.

El procedimiento para hacer el picón consistía y consiste, en menor medida actualmente, en amontonar las ramas y prederles fuego e ir removiendolas para que ardan uniformemente.

Es un proceso que requiere de gran pericia y mucha paciencia. Para que quede bien hecho y desprenda calor y no humo, la madera debe estar bien cocida, debería estar igual de negra por dentro y por fuera y poder partirse con la mano.

Había que tener mucho cuidado que no ardiera del todo; había que irlo apagando poco a poco con agua y removiendo las ascuas con palas evitando así su combustión total. A continuación se dejaba enfriar y se recogía en sacos para almacenarlos y poder ser usados en el invierno

EL DESCORCHE EN TORIL

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

La dehesa de Toril, en Cáceres, es tierra de alcornoques, de donde se saca el corcho. Un material natural, que se extrae cada diez años, aproximadamente, a principios del verano, pues es la época ideal, porque como consecuencia del calor, es mas fácil que se separe el corcho del árbol, pues el arbol se contrae y el corcho se dilata, y sale prácticamente limpio.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

De las grandes planchas, saldrán los tapones, utilizados para el envasado de los grandes vinos y de los descartes, llamado, «bornizo», saldán otros productos , como son: conglomerados, carteras, bolsos, paraguas, calzado, etc.

Aunque explicado así, parece simple, requiere tener una gran pericia y tener mucho cuidado de no dañar la «madre» del arbol.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

Los «sacadores», asi llamados, se agrupan en cuadrillas de dos o tres hombres dirigidos por el «manijero». Todos ellos utilizan un hacha en forma de media luna. La punta sirve, como si fuera un cutter, para el corte de las planchas y con el otro extremo, en forma de cuña, sirve para hacer palanca y levantar el corcho poco a poco.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

Verles trabajar resulta hipnótico; cómo se fijan en cada arbol, para decidir por qué lado empezar a «desnudarlo».

Una vez descorchado, vemos de un color naranja intenso, la «madre» del árbol, que es la responsable de ir creando la capa exterior para su protección.

Foto: Ventura. Finca La «Herguijuela».

Según se van sacando las planchas, se van dejando a los pies del árbol y otra cuadrilla las recoge y las traslada para su clasificación, dejándolas secar para que pierdan su humedad.

Video: Ventura

Toril y sus dehesas impresionan

Toril y sus dehesas impresionan por el bosque mediterráneo que es la base ecológica y en general en toda la dehesa de Extremadura. Este bosque está constituido, principalmente, por un estrato arbóreo de encinas y alcornoques, un estrato arbustivo con jaras, escobas, brezos, cantuesos, madroños y otras especies y numerosas plantas herbáceas.

Dehesa de Toril. Observatorio de aves.

La dehesa de Toril impresiona al mirar por debajo de sus encinas y en general en todas las dehesas extremeñas, sus bosques mediterráneos ahuecados por eliminación del matorral y selección de los árboles más productivos; un pastizal arbolado resultado de la interacción del hombre y su ganado sobre el bosque.
Es su forma equilibrada y racional de aprovechamiento múltiple y sostenible de los recursos naturales: pastos, bellota, leñas, corcho, caza mayor, destacaremos que la fauna autóctona en Toril son las vacas y los cerdos sobre todo, ibéricos , que pastan a sus anchas por esos terrenos.

Cerdo ibérico en montanera.

Esta maravilla salvaje, ecosistema único, joya de la corona del medio ambiente en Extremadura… Se agotan los elogios hablando del parque de Monfragüe. Entre alcornoques centenarios y jarales bravíos, decenas de miles de personas descubren cada año con admiración este trozo de paraíso. Pero en este paisaje, se esconden los secretos de la dehesa que iremos descubriendo, tras estos apacibles bosques de encinas y estas umbrías insólitas abundan los miradores y los paneles informativos sobre la riqueza de fauna y flora de la zona, que os invitamos a pasear por ellos y disfrutar de nuestra naturaleza.

Junto a la dehesa de Toril y en sus alrededores, hay historias y leyendas asociadas, sobre todo, a las estribaciones del Parque de Monfragüe de las que tomaremos debida cuenta en otro momento, pues son de gran arraigo popular entre los habitantes de las pequeñas poblaciones de la Reserva.

El Salto del Gitano y sus Leyendas

Aves de Toril: Elanio azul (Elanus caeruleus)

El elanio común (Elanus caeruleus), también conocido como elanio azul, es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae (familia de las águilas y los halcones).

Ave inconfundible, de tamaño medio. Posee un tono blanquecino generalizado en todo su plumaje, excepto las puntas de las alas que tornan en un color azul oscuro. Contrasta con todo su plumaje el color rojo de sus ojos. Puede camuflarse con el ambiente en días nublados, como en el que hoy ha amanecido la localidad de Toril.

Habita en campos abiertos y semidesérticos, donde captura a sus presas, por lo que lo podemos encontrar con relativa facilidad en nuestras dehesas de la Reserva de la Biosfera, asociado a zonas acuáticas. Su avistamiento es un deleite para la vista.

elanio-azul

Se aproximan las Fiestas de San Blas.

La primera semana de Febrero tendrá lugar en nuestra localidad  la celebración de las Fiestas de San Blas. El plato fuerte será un año más, la carrera de caballos «Memorial Javier Barona». La foto que muestra esta entrada es el recorrido (1.800m aprox) que realizarán los jinetes sobre sus caballos a día de hoy. Destaca el contraste con una mañana tranquila y de lluvia leve de Noviembre como ésta, con la que vivirá Toril el primer fin de semana de Febrero.

san-blas

Una mirada fotográfica a la Dehesa.

Sin duda alguna, la Dehesa es el paisaje cultural más representativo de Extremadura, sobre todo de nuestro pueblo, Toril. Numerosas hectáreas dónde la encinas es la reina absoluta sin olvidarnos de los  Alcornoques  que se extienden en torno a Toril.

Una extraordinaria riqueza que muchas veces pasa inadvertida, así que nada mejor que mirar profundamente a nuestras dehesas, detenernos a contemplar de manera pausada una belleza la mayoría de la veces centenaria, con árboles de mil formas y con mil vericuetos, árboles y territorios moldeados por la milenaria mano del hombre, pero también, el rayo o el diente de los herbívoros.

foto-dehesa-2
Amanece la Dehesa